21/11/16

Las proporciones cotidianas

Si el tamaño es relativo al resto de las cosas, existe una posibilidad de que seamos, en realidad, seres gigantes con la ilusión de ser pequeños. Quizá cada uno de nuestros pasos recorre una distancia abismante y al hablar provocamos tormentas.

¿En qué lugar de la proporción entre el objeto más pequeño y el objeto más grande nos encontramos?
No existe grande ni pequeño en el espacio sin límites conocidos. Tanto lo más grande como lo más pequeño es invisible, ¿cómo sabemos cuál de los dos extremos es el más profundo?

Y si el tiempo es relativo, y si el suceso más rápido ocurre en escala infinitesimal, quizá nuestra vida es tan larga como milenios y nos movemos tan lento como muros clavados en la tierra. Porque ¿qué es lo más rápido que existe? y, ¿cómo saber qué es lo más lento que existe?
Esta pregunta ni siquiera tiene sentido.

Por lo tanto, solo somos, y no estamos, porque no sabemos ni donde ni cuando.